Saltar al contenido

Homófobo brasileño Jair Bolsonaro es hospitalizado por hipo crónico

El presidente, de 66 años, homófobo brasileño Jair Bolsonaro, es hospitalizado por hipo crónico e hizo referencia a un intento de asesinato. Fue ingresado en un hospital del ejército en la capital, Brasilia, para someterse a pruebas alrededor de las 4 de la madrugada del miércoles.

Un comunicado inicial de su oficina informó que «se encontraba bien», pero poco después fue trasladado a un hospital de São Paulo para someterse a pruebas por una obstrucción intestinal. Si el hipo no cesa, se le operará de urgencia.

El autodenominado «orgulloso homófobo», que ya había dicho a los brasileños que dejaran de temer al coronavirus como «un país de p**os», fue fotografiado en una cama de hospital con un sacerdote apoyando una mano en su hombro. «Si Dios quiere, volveremos pronto. Brasil es nuestro», rezaba el pie de foto en sus canales de redes sociales.

Homófobo brasileño Jair Bolsonaro es hospitalizado por hipo crónico

El estado de salud de Bolsonaro ha sido objeto de crecientes especulaciones en los medios de comunicación en los últimos días, ya que parecía tener dificultades para hablar en varias ocasiones.

«Pido disculpas a todos los que me escuchan, porque hace cinco días que tengo hipo», dijo en una entrevista con Radio Guaiba el 7 de julio. Jair Bolsonaro achacó el hipo a un intento de asesinato.

En una reciente transmisión en las redes sociales, el presidente dijo que su hipo comenzó después de someterse a una cirugía dental el 3 de junio y lo atribuyó a los medicamentos que le habían recetado en ese momento.

Jair Bolsonaro es hospitalizado
La estancia de Bolsonaro en el hospital se produce en un momento terrible.

«Tengo hipo las 24 horas del día», se quejó.

Adicionalmente, en su última declaración, achacó sus problemas de salud a que fue apuñalado en el abdomen mientras hacía campaña en 2018, lo que le causó daños intestinales y una grave hemorragia interna.

Muchos creen que el ataque ayudó a impulsar a Bolsonaro a la presidencia, ya que menos de dos meses después, obtuvo una victoria aplastante contra su rival de izquierda, Fernando Haddad.

El mandatario intentó canalizar este mismo sentimiento hacia sus contratiempos, escribiendo en las redes sociales: «Un desafío más, consecuencia del intento de asesinato promovido por un ex miembro del [partido de izquierda] PSOL, brazo izquierdo del PT, para impedir la victoria de millones de brasileños que querían cambios para Brasil. Un ataque cruel no sólo contra mí, sino contra nuestra democracia».

Cabe resaltar que Bolsonaro ha sido sometido a siete cirugías debido a complicaciones desde entonces, hace más de tres años. En las últimas semanas, se ha mostrado enfermo, sonando mal durante varios actos públicos.

Crisis social

La estancia de Bolsonaro en el hospital se produce en un momento terrible de sus dos años y medio de presidencia, con su popularidad en caída libre en medio de la creciente indignación de la opinión pública por su gestión de la pandemia del COVID-19 y la incapacidad de conseguir suficientes vacunas.

Más de 535.000 brasileños han muerto a causa de una enfermedad que Bolsonaro trivializó como una «pequeña gripe», afirmando que él mismo era demasiado macho para contagiarse, justo antes de contagiarse.

Los médicos del Hospital Estrella de Vila Nova, en Sao Paulo, dicen que el homófobo brasileño Jair Bolsonaro es hospitalizado por hipo crónico pero está «evolucionando de manera satisfactoria», aunque no dieron un plazo de cuándo podría salir del hospital.

El hijo de Bolsonaro, Eduardo, un legislador, publicó un video en Telegram diciendo que casi un litro de líquido había sido removido del estómago de su padre, aliviando mucho dolor.

Mientras tanto, los funcionarios están investigando las acusaciones de que la administración de Bolsonaro buscó sobornos cuando compraron las vacunas COVID-19.

Posible candidato presidencial brasileño anuncia que es gay

Mientras tanto, el gobernador de Río Grande do Sul, Eduardo Leite, podría desafiar a Jair Bolsonaro, quien ha adoptado una retórica antigay. Al respecto, dijo que deseaba que la orientación sexual no fuera un problema en Brasil .

Leite es un destacado crítico del presidente Jair Bolsonaro y salió del armario como gay en una entrevista televisiva. La retórica antigay ha sido un elemento básico de los discursos de Bolsonaro, que una vez declaró que si tuviera un hijo gay, preferiría que el niño muriera en un accidente.

«Nunca he hablado de un tema relacionado con mi vida privada», dijo Leite al periodista brasileño Pedro Bial. «Pero en este momento de baja integridad en Brasil, no tengo nada que ocultar, soy gay. Soy un gobernador que es gay, no un gobernador gay, como el ex presidente Obama en Estados Unidos era un presidente que era negro, no un presidente negro. Y estoy orgulloso de ello».

Bolsonaro se ha autodenominado un «orgulloso homófobo» y a lo largo de sus tres décadas en la política brasileña ha arremetido contra la comunidad LGBTQ, negando los relatos sobre el aumento de la violencia calificándolos de «cuentos chinos». En una entrevista de 2013, dijo que los homosexuales reclutan a niños heterosexuales para satisfacer sus deseos sexuales y que «ningún padre se enorgullecería de tener un hijo gay».

Hospitalizado por fuertes dolores abdominales

El mismo Bolsonaro autorizó la publicación de una fotografía donde se le observa en delicado estado de salud.

Valora este Articulo: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…