Saltar al contenido

Panamá prohíbe a parejas del mismo sexo adoptar

Panamá prohíbe a parejas del mismo sexo adoptar

Panamá ha aprobado un cruel proyecto de ley que prohibiría a las parejas del mismo sexo adoptar niños. De esta manera, el Estado busca proteger a los menores de edad de ser separados de su familia biológica. Sin embargo, permite que sean adoptados tanto por padres solteros como por parejas casadas.

En efecto, el matrimonio entre personas del mismo sexo aún no es legal en el país centroamericano. Adicionalmente, algunas secciones del proyecto de ley número 120, definen a las parejas casadas, que son elegibles para adoptar niños, como aquellas que están compuestas por parejas de «diferente sexo».

El proyecto de ley, que fue aprobado por la Asamblea Nacional, pasará ahora al presidente de Panamá, Laurentino Cortizo, para que lo convierta en ley. Cortizo todavía tiene la autoridad legal para vetar o cambiar todo o parte de la propuesta.

Exclusión: Panamá prohíbe adoptar a parejas del mismo sexo

Cristian González Cabrera, investigador de derechos LGBT en Human Rights Watch (HRW), dijo que la exclusión de las parejas del mismo sexo como padres adoptivos en el proyecto de ley «no sólo es estigmatizante«, sino que también «agrava la violación de no tener sus relaciones reconocidas o protegidas en primer lugar».

«Prohibir categóricamente que los niños sean adoptados en familias afectuosas y solidarias es también incompatible con el principio del interés superior del niño», dijo Cabrera, al elevar su voz junto a otros activistas para exigirle al gobierno la igualdad en sus derechos.

Panamá prohíbe a parejas del mismo sexo adoptar
La exclusión de las parejas del mismo sexo como padres adoptivos en el proyecto de ley es estigmatizante.

HRW pidió a Cortizo que desestimara los artículos que «perpetúan los prejuicios sobre las personas lesbianas, gays y bisexuales«. Añadió que los artículos «violan las normas internacionales de derechos humanos sobre la no discriminación, el respeto a la vida privada y familiar y los derechos del niño» en esta región centroamericana.

La organización de derechos humanos también dijo que el proyecto de ley «va en contra» de las recientes declaraciones del gobierno panameño de que no toleraría las violaciones de los derechos de las personas LGBT+. Y es que políticamente,  las distinciones son incorrectas y se sustentan en ideologías excluyentes.

Desde hace meses, el país ha estado dividido, ante infinidad de protestas debido a que el Código de Familia es claro, al distinguir entre un hombre y una mujer, en alianza con la iglesia católica y un segmento de la población que se hace llamar “conservadores pro familia”.

Incongruencias

La propuesta de ley es incoherente a nivel oficial, puesto que el Ministerio de Seguridad Pública de Panamá tuiteó en julio del año pasado que sus establecimientos gubernamentales son «respetuosos de los derechos humanos y rechazan todo tipo de violencia, xenofobia, homofobia, transfobia o discriminación, venga de quien venga».

La adopción entre personas del mismo sexo es legal en Colombia, México, Brasil, Uruguay y Argentina. Sin embargo, otros países de América Central y del Sur -entre ellos Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Venezuela- solo permiten las adopciones de personas solteras LGBT+.

Por ahora, con una mayoría oficialista, el Parlamento panameño optó por hacer aún más engorrosos los trámites de adopción, generando toda una polémica que condujo a la eliminación de un artículo que permitía la adopción de niños en proceso de gestación.

Reclaman sus derechos

Desde el 2016, el tema de la exclusión ha estado en la mesa de debate. Justo cuando la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y el Tribunal Electoral de Panamá se vieron involucrados en un fallo de tres matrimonios igualitarios en el exterior, que según, iban en contra del Código de Familia, por lo que estadistas se opusieron a su legalización.

Ante esto, Flavia Piovesan, Relatora sobre los Derechos de las Personas Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersexuales (LGBTI) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) llamó a la reflexión, a fin de que Panamá cumpla con las directrices regionales para la protección de los derechos de la población sexualmente diversa.

Al mismo tiempo, HRW se pronunció alegando que Panamá se encuentra rezagada en cuanto a estos avances en la región. Mientras tanto, fuentes cercanas a Cortizo comentaron que el Ejecutivo rechaza cualquier tipo de homofobia, transfobia o discriminación, atendiendo a las diferentes denuncias de la comunidad LGBTI en tiempos de pandemia.

El activista Cabrera sostuvo que el primer mandatario tiene ahora la oportunidad de “reafirmar el compromiso de su gobierno con los derechos de las parejas del mismo sexo y no debería dejarla pasar. Las parejas del mismo sexo tienen las mismas aptitudes para criar a los niños que las parejas de sexo opuesto y no se les debe excluir de la oportunidad de ocuparse de los niños y niñas que necesitan un hogar, donde se les brinde cuidado y amor», recalcó.

Estos anuncios aún mantienen a toda la comunidad LGBTI alerta en Panamá, en función de hacer valer sus derechos, pues catalogan como cruel este proyecto que prohíbe a las parejas del mismo sexo adoptar. Enfáticamente  exigen igualdad y condiciones para poder conformar núcleos familiares en armonía y bienestar, sin ningún tipo de persecución por parte de políticos o del Estado.

Valora este Articulo: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…